Carlos Gil (Trabajador por cuenta ajena)

by promotores on 5 mayo 2009

Yo creo que lo primero que hay que pensar es que una empresa no se constituye para crear empleo, sino para obtener el mayor beneficio posible. Y esto significa que solo contrata a las personas necesarias para producir. Es decir, ninguna subvención, mejora o cambio hará que un empresa contrate a nadie que no necesite.
Con respecto a los tipos de contrato, las empresas ya asumen como carga de RRHH el coste del despido cuando contratan, y lo que hay que tener en cuenta es la carga total que supone un trabajador para el empresario, que no es el salario, sino el conjunto de costes que supone un empleo. Y el más costoso de todos es la seguridad social. Eliminar la relación directa entre el contrato de un trabajador y la cotización a la SS. sería un punto fundamental para fomentar el empleo, financiando la SS con cargo a los prespuestos generales del estado e incrementando los impuestos sobre el consumo y los beneficios (IVA, Sociedades, IRPF de rentas altas, etc.). De esa forma, la protección social la pagaríamos todos, no solo las empresas que contratan trabajadores.
Saludos.